14 julio, 2024

Lo más molesto para un DJ de bodas

Una de las preguntas que más se le hace a un DJ sobre su trabajo es “¿A ti qué te molesta más del público? Por increíble que parezca a veces, a los DJs no nos molesta que nos hagan peticiones. Es más: a veces, es la forma que tenemos de saber qué público tenemos delante. Algunas peticiones no se podrán cumplir, otras sí, pero una petición, en sí misma, no es molesta. Tampoco es excesivamente grave que algún invitado vaya un poco “chispilla” y haya que hacer de “poli de guardería” con él/ella. Mientras no interfiera en el desarrollo de la fiesta o amenace la seguridad del equipo… (ojo con las copas, de verdad, que sí que podéis hacer un roto grande). Ni tan siquiera que te hagan una petición que, como casi siempre, “es un temazo” porque, si no lo es, cae por su propio peso.

Entonces, ¿cuál es el límite en el que un DJ pasa a “acotar” su actuación? Suele ser una suma de factores, pero hay uno que se repite, sobre todo, en las bodas: que aparezca esa persona que quiera adueñarse de la fiesta. Y eso sí que no lo solemos tolerar. Una boda se recuerda por los momentos divertidos vividos + el amor de los novios+ la comida+ la música. Cuando alguien quiere adueñarse no sólo de la música, sino de la diversión de los demás, es fácil que eclipse los otros factores. Cuando vayas de invitado/a a una boda, piensa que los novios pueden tener otra idea de la fiesta y, aunque a ti pueda no gustarte, es la que debe prevalecer. De lo contrario, estarás haciendo la tarea muy molesta al DJ y la fiesta más desagradable al resto de invitados .