Diez días de locura

Para empezar la temporada oficial de eventos no ha estado mal: poner música a una ceremonia, ambientar un cóctel, animar una boda, celebrar una fiesta solo para señoras, celebrar otra fiesta solo para parejas, aparecer en la tele poniendo música de los 80´s y acabar con una fiesta de disfraces. No será la semana con más trabajo del año pero seguro que es la más variada. Un pequeño resumen gráfico de lo que pasó entre el 7 y el 16 de febrero, aquí debajo:

2015-02-07 19.02.32 2015-02-08 03.07.26 2015-02-14 12.55.39 2015-02-15 01.14.29 IMG-20150214-WA0002 2015-02-17 00.43.53

Lo estético y lo funcional

Hoy vamos a tomarnos a risa una situación que no tuvo nada de cómica y que nos aconteció no hace mucho en un hotel en Asturias durante una boda. El lugar en cuestión tiene un maravilloso jardín donde se pueden celebrar ceremonias civiles en un entorno inigualable. Vaya por delante decir que la situación no tiene nada que ver con la dirección del hotel, unas personas encantadoras que hacen que trabajemos como en casa cada vez que vamos allí.

Pero, ¡ay! hoy en día, en las bodas aparecen muchos “jefes”. Algunos, incluso, mandan más que los novios. En este caso, el trato con la pareja fue muy cordial: nos expusieron sus preferencias, nos dieron el listado de temas, nos pusieron en contacto con la maestra de ceremonias, se preocuparon de que lo tuviéramos todo preparado… Una pareja de 10. De hecho, ni saben esta historia porque entendimos que no era cuestión de preocuparles el día de la boda.

El día en cuestión montamos el equipo. Ahí nos pusimos, como siempre, en un segundo plano: ocultos para los invitados, pero desde donde pudiéramos controlar tanto la llegada de los invitados como a la oficiante y los novios una vez iniciada la ceremonia. Porque ni somos los protagonistas, ni lo queremos ser. Discreción y eficacia. Lo único que se nos pide cuando trabajamos como djs en estos casos.IMG_20140913_132323Y entonces llegó “ella”. Ni se presentó ni dijo buenos días. Nos espetó un “esto no puede quedar aquí, osea, porque la gente puede sacar fotos ¿sabes? y esto queda feo, osea”. Después de tragar saliva y mordernos la lengua, solo le dijimos “Ya, pero es que somos los que llevamos el sonido de la boda y necesitamos un sitio para trabajar, no nos podemos borrar”. Muy bien no le pareció, porque salió de allí mascullando entre dientes. En más de una ocasión nos hemos quejado de los que, más que en trabajar, se preocupan de que los demás no trabajen. Repetimos: la cuestión no tenía que ver con el hotel (bastante sufrieron ellos) ni con los novios, encantadores todo el día. La cuestión vino por uno de los múltiples intermediarios que aparecen ahora en las bodas. En el peor de los casos, se creen con mando en plaza y no se dan cuenta de que son un proveedor más, y que están al nivel de fotógrafos, djs, etc. Por cierto,  “aquello” que molestaba a la vista era esto:

IMG_20140913_134412En fin… algo que mide 1,50 metros de largo, que no se ve desde los bancos de los invitados y que está compuesto por materiales de aspecto profesional no debería molestar a nadie. A veces confundimos términos, como “estética” y “estático”. En las bodas hay gente que trabaja (fotógrafos, djs, maitres, camareros) y que no puede estar estático. Intervendrá en el cuadro y entrará y saldrá de él. Una boda es un evento vivo, no un fondo para una foto… Pues esto que aparece en la foto parece que no era “cool” para la boda.

Asumir galones por las bravas tiene sus riesgos. Quizás con nosotros pinchó en hueso, quizá otra persona se hubiera avergonzado de trabajar. Nosotros, no. Además, cinco minutos después nos dimos cuenta que el criterio no estaba muy claro. El equipo de sonido molestaba para la estética y las fotos. A lo mejor un paquete de arroz no lo hace. ¿Arroz? Pues sí, porque los invitados buscaban más la funcionalidad que la estética y, oye, lo de estar toda la boda sujetando un paquete de arroz es incómodo. Así pues, lo posaron en el sitio más a mano que encontraron. ¿Sabéis cual? Efectivamente:

IMG_20140913_133131Y ahí quedó el arroz hasta el final de la ceremonia. No se puede ir contra la lógica. No es un plató de cine ni un escenario para un anuncio, ni los invitados son actores. Son personas y se comportan como tal. Repetimos: las bodas son eventos vivos. No permitamos que unos criterios estéticos impidan que se desarrollen con fluidez. Las personas que celebran la boda no van pensando en la foto, van pensando en disfrutar. Nunca deberíamos olvidarnos de esto.

 

 

Ambientar un cóctel: el arte de hacerse invisible

IMG_20140419_142520[1]El cóctel de bienvenida ha ganado importancia en las bodas con el paso de los años. Lo que antes era un trámite mientras los novios se iban a hacer el reportaje de fotos, ahora en realidad es un acto más de la boda. Eso se traduce, entre otras cosas, en una mayor duración y en que se busque un entorno más apropiado. Lo que antes se liquidaba con dos mesas y tres bandejas, ahora exige preparación… y también un fondo musical.

Hay otras opciones muy respetables (gaiteros, cuartetos de cuerda, grupos de jazz, pianistas…) La que ofrecemos nosotros nunca será como la música en directo, pero tiene la ventaja de que la duración del cóctel no es un problema. Sobre todo, lo que se necesita es el fondo musical apropiado, en el estilo que quieran nuestros clientes (ya nos encargamos nosotros de prepararlo) y estar pero no estar. O más concretamente: la mejor ambientación musical es la que no se ve. Montar un tenderete con un equipo grande y un dj detrás es tremendamente violento para los invitados. Es mejor estar en un segundo plano, o directamente escondidos, y que todos los participantes en el evento puedan hablar o tomar algo sin que nada ajeno a su fiesta les interfiera. Como en esta foto tomada en el Castillo de San Cucao durante una de nuestras bodas.